¿Carla Morrison está demasiado gorda para modelar jeans?

5 abrigos que toda chica curvy debe tener este invierno
9 octubre, 2016
Khloe Kardashian y sus jeans para curvys -sin tallas grandes-
22 octubre, 2016

La semana pasada, la cantante Carla Morrison presumió en sus redes sociales la nueva campaña que protagoniza con Levi’s, en la que la marca celebra todo tipo de cuerpos y siluetas, con curvas y sin ellas.

Las fotos, en las que modela con sus jeans pegaditos, molestaron a muuuuchas personas, quienes -envalentados por el anonimato que da ser sólo un nombresito detrás de la computadora- se pusieron a criticarla con mensajes llenos de odio.

sub-buzz-25008-1475773577-1sub-buzz-25017-1475773571-1

Cualquiera se hubiera derrumbado con mensajes así -yo lloré cuando los leí-, críticas que no están siendo constructivas en lo más mínimo y que sólo buscan bajonear a una persona por cómo se ve su cuerpo.

Carla contestó como las grandes y su respuesta se volvió viral:

captura-de-pantalla-2016-10-09-a-las-6-04-05-p-m

Yo recibo mensajes de extraños todos los días como estos, que me dicen lo que puedo o no puedo hacer con mi cuerpo por que no se ve como la sociedad cree que se debe ver- y estoy segura que no soy la única.

He aprendido que a la gente que se siente con el derecho de opinar sobre tu cuerpo hay que sacarle la vuelta. Se valen los comentarios sobre que te quieren ver saludable o más activa, eso siempre es sano y bien recibido, pero cuando vienen de tus amigos y familiares.

Pero esto pasa súper seguido, no sólo a las famosas. De repente estás en una fiesta y alguien se siente en el derecho de opinar sobre lo que estás comiendo, te recomienda una dieta “milagrosa” que le funcionó a su tía o te pasa el teléfono de su nutriólogo. ¿Es gente que quiere ayudar? Tal vez. Tal vez tengan buenas intenciones, pero tener sobrepeso/obesidad es un tema delicado que cada quien procesa de manera diferente.

Cuando yo me topaba con una situación así, me afectaba horrible. Me ponía a pensar en que, cuando la gente me veía, sólo veían mi gordura. ¿Qué no podían sacarme plática de algo más que no fuera mi peso?

Claro que también llegan los comentarios realmente malintencionados, que sólo te dicen que eres demasiado gorda para ponerte jeans pegaditos, para usar bikini, para modelar o ¡para amar tu cuerpo! Básicamente, lo que le pasó a Carla.

Y la realidad es que tooooodos esos comentarios que yo recibí sobre mi peso ¡no me motivaron a bajar ni un sólo kilo! Sólo me hicieron más insegura al salir a una reunión y platicar con extraños porque creía que me iba a topar con otra situación igual.

Fue hasta que me topé con un mensaje diferente: no debes cambiar tu cuerpo, ¡DEBES AMARLO! Tu cuerpo no está mal, no es el fin del mundo ser gorda, puedes verte increíble con el cuerpo que tengas. Ah, pero claro que siempre viene acompañado de un: se vale QUERER ser sana y bajar de peso y cuidar tu cuerpo, pero mientras lo haces, ¡ama el proceso! Ama tu cuerpo mientras está gordo, ámalo mientras haces ejercicio, ámalo mientras cambia. No te prohibas ser feliz HASTA que seas delgada, tengas abdomen plano, estés en tu peso ideal, etc. Ámalo INCONDICIONALMENTE. ¡Ámate durante todo el proceso!

Campañas como la de Levis, mostrando a mujeres con distintos tipos de cuerpo, mujeres con pompis, con pancita, con brazos gordos, imágenes como esas son las que a mí me hicieron darme cuenta hace un par de años de que ¡mi cuerpo no es horrible!

Tengo todo el derecho de presumirlo en jeans pegaditos, en blusas de tirantes, en leggings, en shorts, en bralette, ¡en lo que yo quiera!

Puedo ser una mujer sexy, hermosa y sana sin importar la talla que la gente quiere que sea. Y si a alguien le ofende nuestro cuerpo -¡y nuestra actitud y seguridad en nosotras mismas!-, está en su derecho de darse la vuelta.

carla-morrison

#OrgulloCurvy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *