Los insultos duelen, pero no son la verdad absoluta #TheWorthyProject

Malos Hábitos, de hijas gordas y los traumas de sus madres
15 enero, 2017
Cuando te desean la muerte en un mail… porque eres gorda
29 enero, 2017

Los insultos duelen y dejan moretón. A veces, si hieren de más, dejan cicatriz. Pero con trabajo y mucha práctica, la piel se hace más dura y uno se hace más resistente al dolor. De repente, las palabras hirientes de un hater en internet, de un “amigo” o hasta de un familiar ya no duelen tanto. Los insultos dejan de sentirse como verdades absolutas -nos dicen que nuestro cuerpo no vale nada y les creemos- y se vuelven opiniones ajenas y comentarios sin importancia. Entiendes que esa negatividad es su problema, no el tuyo. 

Pero todas recordamos aún aquellos insultos que nos dolieron más, aquellos que insultaban nuestro cuerpo y que creímos que eran verdad. Aquellas palabras que hicieron que pensáramos en nuestro cuerpo como algo negativo.

A mí, un familiar me decía de pequeña: “¿Que no quieres tener novio? Pues así gorda nunca vas a poder”. Para hacer paz con esas palabras que tanto daño nos hicieron nació The Worth Project, una inspiradora serie de fotos creada por la fotógrafa Kierra Mellenthin.

En ella, varias mujeres posaron en ropa interior, mostrando sus cuerpos y frente a ellos, una hoja de papel con la frase más cruel que les dijeron sobre su aspecto físico.

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“No necesitas ese helado, niña gorda”, me lo dijeron cuando tenía 7 años

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Necesitas comer una hamburguesa”

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Serías mucho más bonita si tan solo bajaras algo de peso”.

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Bebo (alcohol) para que te veas más guapa”.

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Me gusta todo, pero tu estómago necesita trabajo”.

Después de la dinámica, la fotógrafa le pidió a las modelos que escribieran halagos en post-its para las mujeres que las rodeaban. Así que, cuando terminó la sesión de fotos, todas acabaron con mensajes positivos en sus cuerpos, demostrando así que un insulto no te define, no es la verdad absoluta.

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Ese body hace que tu trasero se vea increíble”

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“El mejor cabello”

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Tu sonrisa es genial”

the-worthy-project-gorda-foto-positivo-cruel-mensaje-body-positive

“Te ves increíble en ese body”

Mientras que una personita puede pensar que eres demasiado gorda para usar lencería, otras tantas pueden creer que te ves increíble ¡y hasta envidia te tienen! Y al final, lo único que importa es lo que tú crees y cómo tu te sientas con tu cuerpo.

Como bien dijo Taylor Swift: Los haters odiarán, ¡tú sé feliz!

4 Comments

  1. Jenny dice:

    A mis 9 años, mi papá me dijo que no siguiera comiendo, que si no me daba miedo que nadie me iba a querer por ser gorda! Y yo…. me la creí!! Así que seguí comiendo…. pero los novios que he tenido, se encargaron de demostrarme que mi papá estaba equivocado, a mis 34 años, sigo pensando que mi peso define el amor que me tienen… Eso me incluye!!

  2. Laura dice:

    Una vez un profesor me dijo que si no dejaba de comer terminaría rodando, es hasta ahora lo más estupido que escuchado en mi vida!

  3. Nat dice:

    Todos los días mi mama voltea a ver mi panza, puedo notar siempre esa manera despectiva en que la ve. Y cuando finalmente se atreve a decirme algo es lo mismo “que no te quieres? Acaso no quieres verte bonita?” No mama, me odio porque nunca soy lo suficientemente para ti, yo creí ser bonita, pero cada vez que lo dices siento que no es así. Y al final del día, de la semana, del mes me vuelvo a atragantar porque por un instante algo me hace sentir bien, aunque se que al otro día me voy a odiar más que el día anterior. Y no, que me regales cosas no va a cambiar nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *