7 canciones de Natalia Lafourcade para curarte el desamor

¿Cómo me atrevo a usar transparencias, si soy gorda?
22 febrero, 2017
Forever21 abrirá nueva tienda en Monterrey ¡y tendrá tallas grandes!
28 febrero, 2017

La música tiene poderes medicinales y, para mí, las canciones de Natalia Lafourcade son un sedante natural.

Su voz me lo cura todo, si me duele el corazón, no hay algo que me haga sentir mejor.

Con ella lloro, con ella suspiro, con ella recuerdo y con ello me alivio.

Si andan ‘chipil’ -como decimos en mi rancho- y ya no creen en el amor, aquí les dejo estas canciones hermosas de mi artista mexicana favorita para que le pongan música bonita a su dolor, con la esperanza de que las haga sentir bonito un ratito:

 

1. Lo que construimos – para recordar que todo pasa por algo y que hasta la relación más tóxica y dolorosa tuvo un por qué… ¡para hacerte más chinchona!

 

2. El Amor Acaba – este cover del clásico de José José me mata, siento que tiene una dosis extra de drama y melancolía para llorar largo y tendido

 

3. La Fugitiva – Piérdete en la armonía de los instrumentos de esta versión acústica y déjate sanar con las voces de Natalia y de la grandiosa Lila Downs.

 

4. Nunca es suficiente – Cuando por fin acabé todo todito con el patán de mi vida, ésta canción vivía todo el tiempo sonando desde mi teléfono. Describe perfecto la relación tóxica en la que estaba… porque nunca es suficiente. ¡Escuchen la letra, por favor!

 

5. Ella es Bonita – Aunque suena movida y feliz, me parece de las canciones más tristes porque -en su época- me caía el saco horrible porque yo me sentía la fea cuando se la dedicaba al que me gustaba… y él tenía novia 🙁

 

6. No viniste – ¿Cuántas veces he llorado escuchando esta canción? Demasiadas para tenerlas contadas. Dedicada todos mis amores frustrados…

 

7. Tú sí sabes quererme – Ésta no es de desamor, todo lo contrario. Para terminar este playlist de dolor, escuchemos un poquito de esperanza para recordarnos que SÍ  habrá alguien que te quiera tal y como quieres ¡y como mereces!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *