La primera vez de una gorda

curvy-moda-nike-plus-size-tallas-grandes-gabilu-mireles-fat-gab
Nike lanza tallas grandes ¡y así lucen sus nuevos diseños!
2 marzo, 2017
Captura de pantalla 2017-03-13 a las 9.32.37 a.m.
¿Qué has hecho para ocultar tu cuerpo y gustarle a alguien?
13 marzo, 2017
gabilu-mireles-fat-gab-gorda-sexo-consejos-mexicana-curvy-blogger

Hay gordas que perdieron su virginidad a los 13 años, como si nada, sin más ni menos. Para mí, fue toda una epifanía, significó derribar miedos y creencias falsas que yo tenía catalogadas como verdades absolutas. Mi historia no es la de todas, pero seguramente es la de muchas.

Toda la vida me dijeron que nunca iba a poder estar con un hombre… hasta que estuviera delgada. Nunca le iba a gustar a nadie… hasta que bajara esos kilos de más. Así nadie nunca me iba a querer ver desnuda. Me lo repetían seguido, personas con mucha credibilidad sobre mí, desde que era una niña hasta que estaba en la adolescencia y después de joven en la universidad.

La cuestión era: ¿No quieres tener novio? Entonces, deja de comer para que estés flaca y encuentres a alguien que te ame. Era una consecuencia de la otra, bajar de peso para encontrar el amor.

Así fui por la vida condenada a nunca tener una vida amorosa, mucho menos una sexual, hasta que un día, toda la mentira se me derrumbó. Conocí a un hombre que se me lanzó de inmediato. Llevaba unas semanas viviendo en la Ciudad de México y lo había conocido pocos días después de empezar mi nuevo trabajo.

Aquella noche, fuimos a un bar con otros colegas y nos quedamos él y yo solos, coqueteando. Me invitó a ir a su casa y acepté de inmediato. Él me gustaba muchísimo y nadie nunca me había insinuado que quisiera algo físico conmigo, así que no podía dejar pasar esa oportunidad, que yo creía que tal vez ocurriría una vez en la vida.

En cuanto llegamos a su departamento, me besó y me desnudó de inmediato. Las luces estaban prendidas y mi cuerpo, aquel que toda la vida me había avergonzado, estaba al descubierto para que este hombre lo viera. Yo esperaba que él me mirara con repulsión y se arrepintiera de haber llevado a una gorda a su cama, pero no fue así. Miró mis curvas con deseo, apreció cada uno de mis defectos (esas áreas que toda la vida había aprendido a odiar, mis lonjas, mis estrías, mi celulitis) y me besó completa.

No podía creer lo que estaba sucediendo, pues siempre me dijeron que era imposible que alguien quisiera estar conmigo si no perdía todo ese peso extra. No sólo la gente a mi alrededor me lo decía, así lo aseguran las revistas de moda (con infinitos consejos para tener “el cuerpo perfecto”), las películas de amor que siempre acaban con la gorda teniendo un increíble cambio de look justo antes de enamorar al galán, la industria de la dieta satanizando cualquier “imperfección” como lo peor que le puede pasar a una mujer y los catálogos de lencería sólo protagonizados por mujeres muy delgadas.

Jamás creí posible que mi cuerpo podía ser objeto de deseo de nadie, no hasta que perdiera esos kilos de más.

A través de los ojos de otra persona, por primera vez en toda mi vida, vi lo hermoso que era mi cuerpo. No era perfecto, pero era bello y podía provocar la misma pasión que uno delgado. Pero creérmela fue una tarea complicada. Después de más de 20 años de pensar que mi cuerpo era un tabú y que desnudo provocaría náuseas, cambiar esa perspectiva requirió tiempo y mucho trabajo interno para vencer miedos y falsas creencias.

 

¿Y QUIÉN DIJO QUE LAS GORDAS NO PUEDEN TENER BUEN SEXO?
Aunque no está escrito en ninguna parte, no es fácil para una gorda sentirse sexy o deseada. Las imágenes mediáticas de las mujeres con sobrepeso casi siempre son de mujeres tristes, insatisfechas, son las chistosas, pero nunca las rompecorazones. No tenemos muchas referencias o ejemplos de mujeres gordas que la pasen bien en la cama, que se sientan atractivas o deseadas.

La psicoterapeuta sexual Karla Teresa Castillo Pérez explica que las inseguridades más comunes entre las personas con sobrepeso, al querer tener relaciones sexuales, son aquellas generadas por la cultura presente y asegura que todos, sin importar su peso, terminan siendo víctimas de esta presión social.

“Nuestro actual contexto favorece en mayor medida a la gente ‘delgada’, pero ambas partes sufren, dado que físicamente es difícil cumplir con los estereotipos que se indican. Es una trampa social. Y si a esto le agregas encuentros sexuales donde se haya hecho mofa por su aspecto, se suman más y más elementos que alimentan únicamente prejuicios e inseguridad”, indicó la experta.

 

¿CÓMO DESINHIBIRTE EN LA INTIMIDAD?
La especialista comparte cinco consejos prácticos para que comiences a perder el miedo y disfrutes tu sexualidad sola y acompañada.

1. Intenta intimar con tu pareja con la luz encendida. Existe una diferencia muy grande en no tener la luz encendida por miedo a ser vista a hacerlo por elección y porque es parte del juego en pareja.
2. Entra a una sex shop, ¿qué te gustaría tener? Es un momento para aprender sola o en pareja.
3. Considera la autoexploración. Cada cuerpo es diferente, ¿cómo te gustaría ser tocada? El orgasmo es asunto de diálogo y de comunicación con tu pareja, ayúdalo.
4. Pregunta cuáles son sus fantasías y pacten si es posible hacerlas realidad. Visita hoteles que tengan decoraciones que alimenten la fantasía a cumplir, desde camas de agua hasta jacuzzi y tubos de baile.
5. Edúcate. Existe material en librerías o internet respecto a posturas en la intimidad, ¿tienes elasticidad o no la tienes, pero quieres intentarlo? Algunas serán muy difíciles, tal vez no las logres, pero te divertirás (sólo ten cuidado).

Aunque no hay una fórmula mágica para recuperar la seguridad, nunca es tarde para trabajar en nuestros miedos de la mano de un psicoterapeuta y expertos en nutrición, y así desengañarnos de que las gordas no podemos pasarla bien en la cama.

“Tenemos la oportunidad de aprender a cualquier edad, eliminando los mitos y alimentando las realidades que llevan a los individuos a vivir una vida libre y plena de prejuicios y estereotipos”, explicó Castillo.

No le temas a tus curvas, no las ocultes ni las conviertas en tu pesadilla o en un obstáculo para disfrutar de tu vida sexual. No te prives de nada y busca ayuda profesional para trabajar en identificar aquellas creencias que no te dejan ver lo atractiva y única que eres. Aprende a amar tu cuerpo… sin importar tu talla.

¿CÓMO IDENTIFICAR SI ERES INSEGURO POR TU PESO?
• Se busca reafirmarse o llenar vacíos mediante múltiples encuentros sexuales o sin protección.
• En los hombres, se disminuye la producción de testosterona y las erecciones son de poca firmeza.
• En mujeres, falta de deseo o excitación, generalmente, por su aspecto físico.

+de la ESPECIALISTA
Karla Teresa Castillo Pérez
Psicoterapeuta sexual
karlacastillo2@gmail.com
5585656122

 

Este artículo mío fue publicado en el especial de marzo 2017 EL SEXO DEL QUE NADIE HABLA, en la revista S1NGULAR. Si lo quieren leer impreso, ¡pueden buscar la revista en las tiendas Sanborns y en puestos de revista en todo México!

¿Ya me sigues en redes sociales? 

Ve todas mis fotos en mi Instagram 

 y entérate de mis nuevos posts en mi Facebook Page

4 Comments

  1. Crisden Castillo dice:

    Me encantó, me identifiqué porque en algun momento de mi vida me senti asi, pero ya no!
    En cada linea escrita, me vi reflejada en lo que alguna vez llegue a pensar, y exactamente, hasta que me vi reflejada en los ojos de otra persona pude apreciar lo hermosos, atractivo y sexy qur puede llegar a ser mi cuerpo.
    E-X-C-E-L-E-N-T-E

  2. Gabriela Melendez dice:

    Ame este post la neta es muy lindo y super no ser la unica que sienta que su cuerpo la avergüenza al intimidar ❤

  3. Isa Torres dice:

    Bravo Gabilu!! ame tu post me sentí super identificada!

  4. ezequiel dice:

    las mujeres gorditas son simplememte hermosas y perfectas 😍😳

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *