Por miedo, cometí el mismo error dos veces (y a veces más)

gabilu-mireles-fat-gab-curvy-blogger-mexicana-mexico-curvas-tallas-grandes-blog-positivo-amor-propio-guia-tiendas-comprar-tips-consejos-moda-estilo
9 tiendas para comprar ropa curvy
4 junio, 2017
Captura de pantalla 2017-06-19 a las 11.54.15 a.m.
Cupcakke, la rapera que habla sobre el amor propio en todas las tallas #Video
19 junio, 2017
gabilu-mireles-fat-gab-blogger-mexicana-mexico-curvy-curvas-tallas-grandes-plus-size-body-positive-pelo-rosa-vida-amor-consejos-autoestima-amor-propio-gorda-miedo-dieta-clinica-plus-vida

¿Qué te da miedo? 

A mí me da terror cometer el mismo error dos veces. Ya sabes lo que dicen, el primer error es válido, el segundo, ya es una elección. Elegiste no aprender de esa caída y caer en el mismo hoyo otra vez. Eso ya es consciente, ¿no? Ya sabías lo que iba a pasar y aún así, no quisimos ver las consecuencias, preferimos no pensar y caer de nuevo. 

Me pasa esto más seguido de lo que me gustaría admitirlo.

Con los hombres, por ejemplo. Ya conozco mi tipo: barbones, tatuados… sin trabajo, patanes, con miedo al compromiso. Los veo venir y sé que, otra vez, me lastimarán, me decepcionarán, no serán los indicados para mí, pero por alguna triste razón, caigo de nuevo con ellos… aún cuando sé que merezco mucho más. 

Me sucedía también con la comida, siempre comía lo que sabía que me hacía sentir mal, física y mentalmente. Aunque por dentro sabía que no debía hacerlo, me dirigía siempre a los lugares donde no iba a haber comida buena, y donde sí la había, terminaba pidiendo siempre lo más engordador y llenador, para solamente terminar con dolor de estómago y sintiéndome terrible por lastimarme de esa manera. 

Y ahora, ¿sabes lo que me está pasando? Me estoy viendo tentada a cometer el mismo error que he hecho en las ocasiones pasadas en las que he bajado de peso. A poco menos de un mes en mi tratamiento integral con la clínica PlusVida México, ¡he logrado bajar 10 kilos! Estoy feliz, emocionada, motivada a seguir adelante, pero a mi mente viene el error que cometí las otras dos veces que logré bajar 10 kilos: comer para celebrar. Y no cualquier cosa, se me antoja una hamburguesa con papas, o una pizza, o unos tacos o todo eso que no he comido en estos días y por lo que me he podido desintoxicar. 

¿Sabes lo que pasó aquellas veces que celebré mi bajada de peso comiendo? Dejé mis dietas, dejé de contestar los mensajes de mi nutrióloga y me desaparecía junto con mi comida… sólo para acabar subiendo todo el peso otra vez y volviéndome menos saludable que como había empezado. 

Pero esta vez quiero que sea diferente. Ya me equivoqué dos veces con lo mismo, tropecé dos veces con la misma piedra y ya no quiero hacer esa elección ¡porque ya sé lo que viene después!

¿Pero cómo se cambia un hábito así? Supongo que reemplazándolo con otro, así que, en lugar de celebrar con comida, festejaré escribiendo este post y comprándome nueva ropa ¡porque la vieja ya me queda grande! 

¿Por qué cometemos el mismo error dos veces? En mi caso, creo que es una manera sutil de mostrar mi miedo a lo desconocido.

¿Qué va a pasar si cambio la manera en la que siempre he actuado?

¿Qué va a pasar si elijo un hombre diferente?

¿Qué va a pasar si como mejor?

Seré más feliz, seguramente. 

De lo desconocido, pueden venir cosas increíbles, sólo hay que atrevernos a hacer las cosas de una nueva manera, aprender y no cometer el mismo error dos veces. No debería darnos miedo ser felices. 

Captura de pantalla 2017-06-15 a las 6.54.55 p.m.

Fotos: Alan Aldana

. . .

¿Ya me sigues en redes sociales? <3

FACEBOOK

INSTAGRAM

TWITTER

6 Comments

  1. Paatt Álvarez dice:

    Tu post me ha ayudado bastante…. soy gordita y me amo, sin embargo por muchos años deje de cuidarme y comi de todo, amo comer! Jejeje pero mi salud empezó a deteriorarse y ahora estoy en un plan alimenticio, así como tú todavía mi vida he luchado por cuidarme y cuando bajaba de peso, iba y me comía lo que no comía en meses y volvía a subir de peso….pero esta vez será diferente está vez si bajare de peso por mi salud que está en riesgo, así que te entiendo y te apoyo…échale ganas sé que cumpliremos nuestro objetivo!

  2. Alicia dice:

    Te entiendo totalmente, cada que estaba estabaa nada de lograr mi meta, me conformaba y volvía a lo mismo. Decidí que debía superar el miedo al cambio, que de cualquier forma me notarian y dejo de importarme lo que la sociedad importara y desde ese momento mi prioridad siempre fui yo. Todos tus post me encantan, cada palabra que escribes me enamora me he sentido identificada con muchas de las cosas que escribes y por eso te admiro muchísimo 😘 y espero de todo corazón que puedas superar todo obstáculo y cumplas tus metas. Un beso hermosa. 😘😘😘💕

    • Gabilú Mireles dice:

      Hola Alicia, muchísimas gracias por tus palabras de aliento y por contarme tu historia. Creo que lo más importante es hacer paz con uno mismo y así empezar a cuidarse por amo y eso seguro lo estás logrando!! te mando un abrazo

  3. Ceci R. dice:

    Hola Gab.
    En mi caso es todo lo contrario. Cuando me ponía a dieta y lograba bajar 1 kilo, lo “celebraba” dejando de comer. Así podia bajar más y más y todos estarían orgullosos. Lo malo: me daba muchisima ansiedad, estaba de un humor pésimo, tenia sueño todo el día y mi ánimo estaba por los suelos. Así que comía un montón para matar la ansiedad y subía de peso.
    Por suerte y con ayuda logré superar eso, pero hasta hace relativamente poco yo le tenía pánico a las dietas porque no quería caer en lo mismo. Ahora ya no hago dieta, solo como lo más saludable posible y no festejo nada.
    Un saludo

    • Gabilú Mireles dice:

      Hola Ceci, está increíble que hayas podido sanar ese hábito que te estaba haciendo daño. Me alegro mucho que hayas encontrado tu manera de estar saludable, porque eso es lo más importante aquí!!

  4. Elsa dice:

    Soy de las que tropiezan y hasta se regresan a abrazar a la piedra, pero ya no quiero.

    Volví, Gaby. ¡Volví!
    Volví a subir esos 10K que ya había bajado. Volví a hablar con el patán que sé que sólo me habla cuando necesita algo. Abandoné mi dieta. Dejé el ejercicio. Y el cuento de que me amo ya no me lo estoy creyendo porque no me sale demostrarlo.

    Te leo como a una amiga. E igual te escribo.
    Gracias por abrirte en este espacio y compartirnos tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *