¿Cuándo empezaste a odiar tu cuerpo?

9 lugares para comer saludable en CDMX
11 julio, 2017
Cuando dejé de ser el bicho raro en el gym
25 julio, 2017

¿En qué momento se te olvidó jugar?

¿Cuándo empezaste a ocupar tu tiempo en preocuparte sobre cómo se veía tu cuerpo… y lo que los demás opinaran sobre él?

A los 2 años, corrías sin importarte si tus piernitas gordas rebotaban, te trepabas a todas partes sin ponerte restricciones por tu peso, los vestidos cortos eran tu uniforme diario y no te daba pena usar prendas que no cubrieran tus brazos regordetes.

Siempre he tenido kilos de más, pero a mis 2 años, no pensaba que eso me hiciera ver fea. No sé bien a qué edad fue que el primer comentario sobre mi físico me afectó y empecé a verme al espejo, no sólo para peinarme y hacerme mis coletas de cabello, sino para criticarme desde el color de pelo hasta los dedos chuecos de los pies, pasando por la panza, los cachetes, la nariz y los muslos grumosos.

IMG_4631-1

¿Cuándo fue que empezamos a odiar nuestros cuerpos?

¿Logras recordar el día exacto? Tal vez fue después de varios, mucho bullying, críticas, compararte con tus amigas y entonces, un día, te miraste en el espejo y ya no te gustabas. Veías ese reflejo y querías cambiarlo todo.

Yo nunca me miraba en el espejo desnuda, le daba la espalda mientras me cambiaba todas las mañanas para ponerme el uniforme y en las noches para ponerme mi pijama. Si por error veía mi reflejo, rompía en llanto, feo, ruidoso, con todo y moco. Nada me ponía más triste que ver mi propio cuerpo, sólo veía mis “defectos” y comenzaba a enlistar todo lo que cambiaría si llegara la Hada Madrina de Cenicienta y me concediera un Extreme Makeover. 

De esa época no tengo tantas fotos, las odiaba y me escondía de ellas. Pero resulta que tengo muchísimas fotos de cuando era una bebé, de apenas 2 años. Mi mamá me las mandó ayer y no podía dejar de verlas y pensar:

IMG_4629-1

“Era tan feliz y tan bonita. ¿En qué momento dejé que los comentarios ajenos me afectaran tanto? ¿En qué momento dejé que alguien más me dijera que por mi físico no podía ser hermosa y ser amada? ¿Por qué mi cuerpo era el tema de conversación y no mi sonrisa, mi personalidad y toda la energía que tenía?”.

Ahora, a mis casi 27, le puedo decir a esa niña de 2 años en las fotos:

No te preocupes, hermosa, todo estará bien. Créeme.

Habrá una racha fea y no podrás ver tu reflejo en el espejo, tu cuerpo te pondrá triste y lo culparás por todos tus problemas, pero un día, harás paz con tu cuerpo y contigo misma.

Un día, te amarás por completo, con todo el corazón y con todas tus fuerzas. Y ese día te sorprenderás de todo lo que eres capaz de ser, todo lo que eres capara de lograr y todo lo que eres capaz de amar.

Ese día, la opinión de los demás no te importará.

Tu prioridad serás tú y será maravilloso. Y te lo mereces.

Créeme.  

IMG_4632

3 Comments

  1. Nat ? dice:

    Me encantó este post, gran trabajo. xx

  2. Jjemijonatic dice:

    Que bonito, siempre me identifico mucho?

  3. Ksmm_03 dice:

    Te sigo en Instagram y quiero darte las gracias porque gracias a ti he empezado a quererme a mi misma y que mis inseguridades que tengo vayan disminuyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *