¿Cuándo empezaste a odiar tu cuerpo?

comida-saludable-sana-salud-dieta-tratamiento-bajar-peso-cdmx-ciudad-mexico-curvy-curvas-fat-gab-gabilu-mireles-restaurante-recomendacion-gorda-gourmet-vegano-vegetariano-ensaladas-polanco-condesa-roma-jugos
9 lugares para comer saludable en CDMX
11 julio, 2017
gorda-gym-ejercicio-deporte-fitness-curvy-fit-sana-curvas-saludables-sobrepeso-obesidad-spinning-mejor-tips-consejos-pena-verguenza-amor-propio-seguridad-autoestima-velocity-sersana-fat-gab-gabilu-mireles-curvy-blogger-mexicana-moda-body-positive
Cuando dejé de ser el bicho raro en el gym
25 julio, 2017
curvy-gabilu-mireles-autoestima-fat-gab-blogger-mexicana-bebe-niña-foto-vida-consejos-tips-body-positive

¿En qué momento se te olvidó jugar?

¿Cuándo empezaste a ocupar tu tiempo en preocuparte sobre cómo se veía tu cuerpo… y lo que los demás opinaran sobre él?

A los 2 años, corrías sin importarte si tus piernitas gordas rebotaban, te trepabas a todas partes sin ponerte restricciones por tu peso, los vestidos cortos eran tu uniforme diario y no te daba pena usar prendas que no cubrieran tus brazos regordetes.

Siempre he tenido kilos de más, pero a mis 2 años, no pensaba que eso me hiciera ver fea. No sé bien a qué edad fue que el primer comentario sobre mi físico me afectó y empecé a verme al espejo, no sólo para peinarme y hacerme mis coletas de cabello, sino para criticarme desde el color de pelo hasta los dedos chuecos de los pies, pasando por la panza, los cachetes, la nariz y los muslos grumosos.

IMG_4631-1

¿Cuándo fue que empezamos a odiar nuestros cuerpos?

¿Logras recordar el día exacto? Tal vez fue después de varios, mucho bullying, críticas, compararte con tus amigas y entonces, un día, te miraste en el espejo y ya no te gustabas. Veías ese reflejo y querías cambiarlo todo.

Yo nunca me miraba en el espejo desnuda, le daba la espalda mientras me cambiaba todas las mañanas para ponerme el uniforme y en las noches para ponerme mi pijama. Si por error veía mi reflejo, rompía en llanto, feo, ruidoso, con todo y moco. Nada me ponía más triste que ver mi propio cuerpo, sólo veía mis “defectos” y comenzaba a enlistar todo lo que cambiaría si llegara la Hada Madrina de Cenicienta y me concediera un Extreme Makeover. 

De esa época no tengo tantas fotos, las odiaba y me escondía de ellas. Pero resulta que tengo muchísimas fotos de cuando era una bebé, de apenas 2 años. Mi mamá me las mandó ayer y no podía dejar de verlas y pensar:

IMG_4629-1

“Era tan feliz y tan bonita. ¿En qué momento dejé que los comentarios ajenos me afectaran tanto? ¿En qué momento dejé que alguien más me dijera que por mi físico no podía ser hermosa y ser amada? ¿Por qué mi cuerpo era el tema de conversación y no mi sonrisa, mi personalidad y toda la energía que tenía?”.

Ahora, a mis casi 27, le puedo decir a esa niña de 2 años en las fotos:

No te preocupes, hermosa, todo estará bien. Créeme.

Habrá una racha fea y no podrás ver tu reflejo en el espejo, tu cuerpo te pondrá triste y lo culparás por todos tus problemas, pero un día, harás paz con tu cuerpo y contigo misma.

Un día, te amarás por completo, con todo el corazón y con todas tus fuerzas. Y ese día te sorprenderás de todo lo que eres capaz de ser, todo lo que eres capara de lograr y todo lo que eres capaz de amar.

Ese día, la opinión de los demás no te importará.

Tu prioridad serás tú y será maravilloso. Y te lo mereces.

Créeme.  

IMG_4632

3 Comments

  1. Nat 💕 dice:

    Me encantó este post, gran trabajo. xx

  2. Jjemijonatic dice:

    Que bonito, siempre me identifico mucho💕

  3. Ksmm_03 dice:

    Te sigo en Instagram y quiero darte las gracias porque gracias a ti he empezado a quererme a mi misma y que mis inseguridades que tengo vayan disminuyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *