¿Fuerza de voluntad? Cómo logré bajar 25 kilos en menos de 3 meses

gorda-flaca-saludable-peso-plus-vida-mexico-curvy-blogger-mexicana-fat-gab-gabilu-mireles-curvas-sanas-dieta-salud-saludable-body-positive-amor-propio-autoestima
¿Soy valiente por amar mi cuerpo?
8 agosto, 2017
matcha-green-latte-fat-gab-gabilu-mireles-curvy-saludable
6 bebidas saludables que quitan cualquier antojo
18 agosto, 2017
gabilu-mireles-fat-gab-curvy-amor-propio-orgullo-autoestima-dieta-salud-tratamiento-bajar-peso-gorda-tallas-grandes-moda-blogger-mexicana-ropa-moda-estilo-plus-vida-marcelo-ascebrud-psicologo-apoyo-obesidad-sobrepeso

No tomé pastillas, ni me inyecté, ni me operé, ni me maté de hambre con malteadas, ni polvos mágicos. No, nada de eso.

No bajé 25 kilos por arte de magia, tampoco pidiendo un deseo a una estrella como Pinocho para convertirse en un niño real. Una hada madrina no llegó y me dio fuerza de voluntad. 

De hecho, no sé si ha sido pura fuerza de voluntad lo que me ha empujado día con día a seguir adelante en esta aventura de ser una mujer saludable. Muchos me escriben mensajes diario cuestionándome: ¿de dónde sacas tu fuerza de voluntad? ¡quiero tu fuerza de voluntad! 

Comer saludable, moverme, mantener activo el metabolismo, pedir apoyo en momentos de duda, esas son algunas de las increíbles herramientas que me ha enseñado el tratamiento integral de PlusVida México, y aún así, los pacientes que llevamos una semana o hasta años trabajando con Marcelo Acsebrud y su equipo de profesionales sabemos que hay días en los que estas indicaciones parecen imposibles. Hay mañanas en las que despiertas y ya te cansaste, la voz maligna de tu cabeza no se cansa de convencerte que antes de tu decisión de cuidarte ¡todo era más fácil!: comías todo lo que querías hasta atascarte y no le rendías cuentas a nadie sobre tu alimentación… ni a ti mismo. Pero esa voz ya no te engaña tan fácil, porque sí había una rendición de cuentas, tal vez no hacia los demás, pero sí con tu propio cuerpo, que diario se enfermaba y cada vez se volvía más lento y pesado… y dolía. 

Anoche, cuando varias personas me preguntaron que de dónde saco esa fuerza de voluntad para comer saludable y cuidarme de esta manera, por fin encontré la respuesta: amor propio. 

Unos meses antes de escuchar sobre PlusVida México, el amor propio me dio una bofetada en la cara.

¿Pues que no tienes un blog sobre amor propio? ¿No que le dices a todo el mundo que la clave es amarse a sí mismo por sobre todas las cosas? ¿No que hay que amar nuestro cuerpo en las buenas y en las malas? ¿Y entonces por qué lo maltratas así? ¿Por qué lo lastimas con esta comida tan horrible? ¿Por qué no lo mueves y lo haces más fuerte? ¿Por qué lo matas poco a poco? ¿Pues no que mucho amor propio?

¿Con qué cara hablaba yo de amor propio… si yo no le estaba mostrando amor a mi cuerpo con mis acciones? Me lo decía diario, me decía cosas hermosas al espejo, las escribía, pero mis acciones eran lo contrario. Como la pareja que jura y perjura que te ama… pero sus acciones no lo demuestran, te es infiel o te pega.

No estaba siendo coherente, pero ahora sí lo soy.

Así nació mi fuerza de voluntad, mi amor propio la hizo salir de su escondite. ME AMO Y MEREZCO ESTE ESFUERZO. Merezco aprender a comer saludable, merezco sudar y cansar mis músculos para hacerlos más fuertes, merezco planear mis comidas, merezco pedir ayuda cuando siento que voy a caer, merezco cada kilo menos que está devolviéndole la vida a mi cuerpo.

Amo que haya sucedido así, primero amando mi cuerpo, luego, volviéndolo más sano. Así me funcionó mejor, porque sé que pude haber sido como muchos que lamentablemente lo hicieron al revés: bajaron de peso porque odiaban su cuerpo, no aprendieron a amarlo en el camino, y cuando ya habían bajado todo el peso, se miraron al espejo y seguían viendo ese cuerpo que odiaban, aunque la báscula marcara un peso saludable. Yo lo estoy haciendo distinto, porque mi cuidado nace del amor y esa es mi fuerza de voluntad. 

Hoy, es oficial, perdí 25 kilos en menos de 3 meses -84 días para ser exactos- y, en ese mismo tiempo, he ganado salud, fuerza, convicción, aprendizaje y una familia en este hermoso tratamiento que me ha enseñado tanto sobre mí misma y todo de lo que soy capaz… si me la creo. 

“Si lo crees, lo creas”, como siempre dice Marcelo. 

¿Cuántos kilos me faltan? No lo sé, serán los que mi cuerpo necesite para estar en su estado más saludable. Yo me seguiré amando, creo que esa es la fórmula que mejor me ha funcionado para no bajar la cabeza y ver de frente todos los nuevos retos que están por venir.

Yo me seguiré cuidando. 

6 Comments

  1. Ofelia dice:

    Que maravilla lo que escribes y sobre todo lo que haces Gabilu, en serio mis respetos!! yo también estoy bajando de peso, siendo mas consciente de lo que como y eso me llevo a ser consciente de las amistades o relaciones en mi vida. Ahora que ya se como cuidarme en el aspecto físico también lo hago en el emocional, dejando atrás una relación toxica y eso me trajo muchísimas gratificaciones y bendiciones en mi vida. Gracias por ser una guerrera e inspirar a tanta gente! te saluda, una guerrera anónima!!

  2. Cklaw dice:

    ¡Te amo Gabrielaaaa! 💛.

  3. Nataly dice:

    Con tus palabras y mi amor propio voy a lograr mis objetivos, muchas gracias Gab eres lo máximo ♡♡♡

  4. Mitca Olmos dice:

    Woooo me encantó ❤️❤️❤️ muchas gracias Gaby por tus palabras que me siguen inspirando día a día :)!

  5. Carmen Lopez Santos dice:

    Mi Gabi hermosaaaaa, estoy orgullosa de como has aprendido a salir adelante, eres mi inspiración y la de muchos!!! <3

  6. Photomabe dice:

    Como si fuera tan fácil a mí la motivación me dura seis meses bajo de peso y luego pierdo todo lo ganado… La motivación no permanece en mí 😭 Es muy triste ser tu propio enemigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *