Después de muchos años, ya no peso más de 100 kilos… y no lo puedo creer

13 complejos que todas las mujeres nos debemos quitar de la cabeza
14 septiembre, 2017
#Charcoal, ¿será éste mi nuevo color de cabello?
15 septiembre, 2017

Mi cuerpo está cambiando, por fin lo noto en el reflejo que me ve cada mañana. 

Desde la primera semana, mi mejor amiga, mis papás, mis compañeros y el equipo de PlusVida México me decían que ya se notaba la diferencia de cada kilo desprendido, pero cuando te ves diario en el espejo, es más difícil creérsela. 

Lo que noté desde el día #1 fue el cambio de mi cabeza, los sube y baja de ansiedades, lo poderosa que se sentía mi alma después de acomplejar otras 24 horas bien cuidadas, soltar la cabeza en la almohada sin culpas, sabiendo que cuide mi estómago de los alimentos que tanto se le antojaban, pero que más daño le infligían. 

 

Una publicación compartida de GABILÚ MIRELES • Curvy Blogger (@gabilumireles) el

De repente, un día, ya tenía fuerza de voluntad. Todos me la envidiaban y me preguntaban de dónde la había sacado. El secreto es que yo ni siquiera me enteré en qué momento se me tatuó la voluntad en la piel, pero ahí está, en tinta dorada y permanente, ya no se irá jamás, esa se queda conmigo siempre. Venía incluida en el paquete de amor propio, supongo, como en un combo de #AmateSiempre, una cajita feliz o kinder sorpresa, pero en lugar de azúcar y grasas saturadas, se componía de seguridad, compasión y paciencia. 

Pero volviendo a mi cuerpo, no lo reconozco. Para tratarse de una mujer que se dedica a profesionalizar su imagen, a tomarse fotos de manera rutinaria y arreglarse cuidadosamente en el espejo, esa yo que aparece ahora en las fotos es nueva para mí. No sólo por los kilos que ya se fueron –¡32 kilos hasta hoy!-, sino por los miles de gramos de miedos, ansiedades, terrores, inseguridades, compulsiones y descontrol que los componían. 

Veo la pesa cada mañana, pasadas las 7 -diario como lo indica el tratamiento de PlusVida México– y sonrío por ver que por primera vez hace más de 5 años, la báscula marca una cifra de dos dígitos y no de tres.

Porque lo que más me ha cambiado ha sido la cabeza y no porque ahora me vea en el espejo y diga: “Uf, ahora que peso menos, me veo más bonita”.

No.

Esta evolución no es superficial y nunca fue ni será para encajar en los estándares de belleza de los demás. Este crecimiento es para dentro, con cada kilo abajo me demuestro que soy capaz de controlar mi ansiedad, de domar mis miedos, de tocar tierra con mis emociones, pedir ayuda y amarme y cuidarme, en las buenas y en las peores. 

 Y aún no lo tengo todo descifrado, aún me falta mucho por aprender, un sinfín de retos por delante, este camino aún no se acaba, así que por aquí seguiré… contándoles todo. 

 

4 Comments

  1. Daniel dice:

    Lección de vida. Eres una guerrera que nada te detenga, me queda claro que solo tu lo decides. Enhorabuena.

    Pd. Yo soy compañero tuyo en Plusvida… y entiendo parte de lo que comentas. Amarte y no odiarte. Lo mas importante. Abrazo.

  2. Leana dice:

    Me encantó tu descripción Gabilu, lo que más cuesta es cambiar la cabeza y lo hiciste muy bien, ahora solo pa’ delante! Afuera Lis miedos, compulsiones y más.

  3. Melo Hanyou MagiX Mokona dice:

    Qué te puedo decir?!
    Sigo tu blog y tus redes desde hace poco en realidad,no recuerdo qué fue lo que me llamó, lo que me jaló y me dijo: checa esto, checa a esta chica…
    Me generas una emoción y me trasmites una vibra taaan padre, tan motivadora que has tocado fibras sensibles y he llorado leyendote: Gracias por externar lo que callo en ocasiones, gracias por mostrarme que si se puede y que como humanos erramos y caemos y nos volvemos a levantar.
    Gracias Gab 🙂

  4. Silvana Jrm dice:

    Me siento súper identificada contigo desde que comencé a seguirte en Instagram. Estoy en proceso de más amor propio, de control de ansiedad y sobre todo de fuerza de voluntad, ver tu cambio me motiva aún más. Hasta ahora llevo 8 kilos abajo en dos semanas y sueño con el día en el que en la báscula sólo marque dos dígitos. Me siento inspirada por ti, por que se que como tú, yo también lo lograré. ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *