Carta a mi corazón roto

¿Por qué me da miedo bajar de peso?
30 noviembre, 2017
Cuando estoy sola [poema a mi ansiedad]
10 diciembre, 2017

¿En qué momento le permitiste entrar?

¿Cuál fue el día en el que lo dejaste meterse, corazón?

¿Y sólo así? ¿Que no has aprendido nada?

¿Qué hizo para merecer ese espacio tan vulnerable ahí adentro? Ya sabes cuál, ese lugar que cuando se ocupa, te descompones y actúas loco, dependiente, se te olvida todo, tu vida, tu función, tus prioridades.

¿Por qué? ¿Qué hizo para ganárselo?

¿Nos dijo ‘hermosa’? ¿Es todo? ¿Con eso te conformas ahora?

 

Pero es verdad que no has aprendido nada…

 

Ah, ¿te invitó una cena? Uff, ¿te cocinó?

¡Y eso qué! ¡¿De qué te sirven los detalles si al final te lastimó igual que todos los demás?!
¿Qué vas a hacer con las llamadas a media noche si te dejó llorando todo el día siguiente sin pelar tus mensajes? ¿Te vas a limpiar las lágrimas con canciones dedicadas? ¿Qué le vas a sacar a esas promesas sin cumplir?

. . .

 

Si no te eligió a ti.

Si dudó…

 

Sácalo.

Déjalo ir. 

. . .

 

No le regales una gota más de tu energía, ni un palpitar más por él. 

No. Sé que olvidaste cómo vivías antes sin él, en qué te distrías sin él, a quién le contabas todo antes de él, qué se sentía sin él. 

Pero lo supiste una vez, no hace muchos dolores, estuviste sin él y lo estarás de nuevo. 

. . .

 

Concéntrate en ti.

Tú eres la única constante. Sólo tú. Tú para siempre.

Cada golpe te ha hecho más fuerte, puedes levantarte una y mil veces más. Levántate y pega las piezas una vez más. Estás roto, pero volverás a sanar… ya lo has hecho antes. 

No te olvides de ti, no te distraigas en abrazos bajo la lluvia, ni cenas compartidas, en películas favoritas, ni conversaciones nocturnas. No. Sólo tú.

Por siempre y para siempre.

Tú eres suficiente.

Sólo tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *