13 sencillos hábitos para relajarte y vivir con menos estrés

7 cremas y sueros para cuidar la piel de tu rostro [Mi rutina de belleza favorita]
17 septiembre, 2018
Mañana empiezo… El arte de procrastinar mis sueños
1 octubre, 2018

Vivimos en la era del:

-¿Cómo estás?

-Con mucho trabajo, ¿y tú?

“Con mucho trabajo” ahora es un estado del ser y estar. Vivir estresado es algo que se “presume” y no dormir hasta el punto de casi tener un colapso mental es para muchos una prueba de que eres súper entregado a tu trabajo…

¡Lo estamos haciendo muy mal!

 

Nuestro cuerpo va a romperse un día de estos, si no le damos un break. Pero entiendo que no somos multimillonarios herederos de una fortuna que podemos simplemente renunciar a nuestras responsabilidades e irnos un mes entero a desconectarnos al Caribe. 

Necesitamos seguir trabajando, pagando cuentas, cumplir con los amigos, procurar a la pareja, comer, movernos, sacar al perro, regresar a trabajar, etc.

 

¡Ya me estresé otra vez jaja!

Bueno, excusas puede haber muchas, pero si te propones cambiar tu rutina a una en la que tú eres la prioridad y tu cerebro y tu cuerpo no quieran tronar como computadora viejita, puedes hacerlo… sólo se requieren pequeñas acciones diarios y mini cambios de hábitos que, a la larga, tu mente y tu alma agradecerán infinitamente. 

Te dejo aquí algunas pequeñas actividades comprobadísimas y eficientes para relajarte y mejorar tu humor por completo; algunas toman un segundo y otras unos cuantos minutos, pero máximo 15.

Se vale intentarlo, se vale querer ser nuestra primera prioridad.

Al final del día, si tú estás bien, podrás estarlo para todos los demás. 

1. DUERME

Si no te puedes levantar más tarde, mejor duerme más temprano. 

 

2. TELEFÓNO AFUERA

El celular se queda afuera de la recámara, esto te ayudará a lograr el punto #1, ya que no tendrás distracciones ni te desvelarás viendo videos de perritos en Facebook. Cómprate un reloj viejito para tener tu alarma y listo. 

 

3. ESCRIBE UN DIARIO

No tiene que ser largo y tardado, sólo coloca un cuaderno a lado de la cama y antes de dormir escribe todo lo que tengas en la cabeza y no te deje dormir, ideas para mañana, pendientes, mandados inconclusos, todo lo que tengas flotando en la mente. Mañana lo revisas y sigues con tu día. 

 

4. ESTIRA 

Hacer yoga sería la versión más elevada de este truco de relajación, pero ese ni yo lo he logrado llevar a cabo. Estirar es fácil, relaja los músculos y de verdad sacas el estrés de tu cuerpo. Hay ejercicios para estirar en tu cama recién te despiertas, en tu silla de la oficina y antes de dormir. Te dejo AQUÍ el tablero que tengo al respecto en mi Pinterest y si ya vas a clase de yoga, pregúntale a tu maestra algunas posturas para lograr esto. 

 

5. PREPARA TU COMIDA

A veces, el estrés comienza desde la mañana, cuando andas corre y corre tratando de hacer 100 cosas antes de irte a trabajar. Reduce esa interminable lista de tareas mañaneras preparando tu comida del siguiente día desde la noche anterior. Deja tu desayuno (7 ideas de opciones saludables y rápidas aquí) y tu comida de mañana listos en el refrigerador, y si puedes ya adentro de tu lonchera, aún mejor. 

 

6. RUTINA DE APAPACHO PARA TU ROSTRO

Si te da mucha flojera desmaquillarte por las noches, cambia esa mentalidad y velo como una oportunidad de darle un breve masaje relajante y muy merecido a tu rostro antes de dormir. Comienza por un desmaquillante que huela rico y tenga una textura que te agrade, puede ser en crema, aceite o agua micelar, lo que más te agrade. Después aplica tu crema de noche, tratamiento de contorno de ojos, serum, y lo que incluya tu rutina (mis recomendaciones de productos para el rostro te los dejo AQUÍ)

 

7. FONDO DE PANTALLA INSPIRADOR

Sonará cursi tal vez, pero busco siempre tener un fondo de pantalla en mi celular con una frase positiva que funcione para recordarme lo maravillosa la vida, que nada es de vida o muerte y que puedo con todo lo que se ponga enfrente de mi camino. Actualmente tengo una que dice:

“Por primera vez quiero ver qué pasas si no me rindo”

 

8. RECORDATORIOS POSITIVOS

Usa las alarmas de tu teléfono para poner recordatorios positivos en horas aleatorias de tu día o en horas en las que sabes que te da un bajón de ánimo o una subida de estrés. Algunos mensajeros que te puedes poner son: “Soy amor, recibo amor”, “Todo pasa, todo fluye”, “Puedo con todo, todo me hace más fuerte”, “Vales la pena”, “Cierra los ojos y respira”, “No olvides abrazarte hoy” o “Eres una chingona”. 

 

 

9. ¡MEDITAR ES LA ONDA!

¡No le tengas miedo, no es difícil! Hay meditaciones guiadas cortas y muy sencillas que puedes escuchar en Spotify, Podcast de iTunes o hasta en YouTube, y las puedes llevar en tu teléfono y practicarlas en cualquier lugar, ya sea en el tráfico (cuando tú no estés conduciendo) o hasta en el baño de la oficina cuando necesites un break urgente del estrés. 

Te recomiendo muchísimo las meditaciones guiadas de la mexicana Mar del Cerro, Medita Podcast, tiene unas muy enfocadas a ciertos problemas, como no poder dormir, no tener tiempo o tener miedo a volar. 

 

10. CELEBRA TODO

La felicidad está en los pequeños momentos y el éxito en esos logros que olvidamos aplaudirnos, como haber comido saludable todo el día, no haber caído en un pleito tonto en la oficina, haberte levantado muy temprano, haberte ido a dormir temprano, desmaquillarte sin falta toda la semana, hacer una buena acción con un extraño en el día, llamar a tus papás, abrazar a tus hermanos, una felicitación de tus jefes, etc. 

 

11. APROVECHA TUS CONTRASEÑAS

Este me lo topé en internet y me parece un idea tan sencilla e increíble. Se trata de aprovechar que tenemos decenas de contraseñas en nuestras vidas (Facebook, correo, Instagram, Twitter, etc.) y en lugar de sólo poner tu nombre o alguna palabra extraña, mejor usar afirmaciones positivas como, “soylomáximo123”, “lavida3sbu3n4” o “am0l4vid4”. O tal vez hasta poner alguna meta como recordatorio de que la quieres lograr, como un viaje: “Tokio2019”. 

 

12. CASA ORDENADA, MENTE ORDENADA

Si sabes dónde está todo, gastarás menos tiempo buscando cosas por la mañana y poniéndote de malas cuando las olvides y llegues al trabajo sin ellas. Es tan sencillo como “poner cada cosa en su lugar”. Acostúmbrate a poner tus cosas “del diario” en el mismo sitio justo cuando llegas del trabajo, como tu teléfono, cartera, llaves y anillos en el mismo platito en tu recámara con todo lo esencial y sé muy consciente de dónde guardas las cosas. 

 

13. ¿TE SUMA O TE RESTA?

Al final del día, ya sea si es tu trabajo, tus amigos, tus tareas, tus hobby, tus responsabilidades, las mil cosas que tienes en tu clóset o la comida en tu refrigerador, recuerda preguntarte: ¿esto me suma o me resta?

Enfócate en darle más tiempo y más de tu energía a eso que te sume, y a eso que te resta… analiza si puedes desprenderlo de tu rutina o dedicarle menos de tu tiempo. 

La vida es corta y se pasa volando y qué mejor que la mayoría de lo que tengas en tu vida realmente te SUME.

 

 

1 Comment

  1. Fátima GT dice:

    Genial! Me encantó, me faltan algunos por poner en practica! Gracias!

Responder a Fátima GT Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *