Lo que aprendí de Dumplin

Atípico: un restaurante saludable fuera de lo normal
19 diciembre, 2018

Si no han visto la película de NetflixDumplin‘, les explico mi fascinación con ella y por qué ya la vi tres veces:

Cuenta la historia de Willowdean, apodada ‘Dumplin’ (un tipo de pastelito regordete), una joven que no cumple con los estándares de belleza que exigen en el mundo de su madre (una ex reina de concursos de belleza). Su talla extra grande siempre la ha hecho sentir alejada de su mamá (interpretada por Jennifer Aniston), pero siempre fue empoderada por su tía, una hermosa mujer con curvas y mucha actitud. Pero cuando su tía muere, y Will descubre que ella siempre quiso participar en un concurso de belleza, la joven rebelde se propone irrumpir en este mundo que nunca ha visto a una mujer con sus curvas y sus ideas sobre el tradicional escenario.

Ahora, si no la has visto, te recomiendo darte un par de horas para disfrutarla y no te vaya yo a arruinar la historia con mis spoilers.

Ya que la hayas visto, te invito a leer las lecciones que seguramente también te llevaste de esta gran historia:

A veces, sí es mejor sonreírle a los haters

Dumplin se burla de Millie por sonreír cada que la bullean, reírse junto con sus bullys mientras se burlan de su peso. A veces es mejor lanzar al universo energía positiva y darle buena cara a un mal momento, sobre todo cuando se trata de un hater que no merece tu poderosa energía.

Deja que tus amigos te llenen de glitter

A veces entramos en una zona de confort con nuestro estilo, porque nos convencemos que así somos y son un reflejo de nuestra personalidad, pero se vale probar cosas nuevas, divertirnos con nuestro estilo y evolucionar y dejar que nuestros amigos nos saquen de nuestra zona de confort. Quizás, un nuevo estilo podría ser el inicio de una etapa o una chispa para encender una evolución en otros aspectos.

Al hombre más guapo le puedes gustar (sí, siendo gorda también)

El problema es que si no te la crees, si no ves tu belleza, si no reconoces tu valor, puedes tener a tu galán perfecto enfrente y no creértelo. ¡Primero ámate tú y date cuenta del mejor partidazo que eres!

Todos están hechos para la revolución 

A mí, como a Dumplin, me tocó ser la mala onda que juzgó a mi mejor amiga delgada cuando quiso sumarse al movimiento body positive. La juzgué desde mi percepción de su bello cuerpo, sin ponerme en sus zapatos y darme cuenta que ella, sin ser talla Extra, también tenía inseguridades sobre su cuerpo y que yo no era nadie para excluir a alguien de una revolución de inclusión.

La música de Dolly Parton es la onda

La película es una súper homenaje al ícono country y femenino que es esta cantante. Sus canciones le van dando ritmo a la historia y sus frases de fuerza y valemadrismo empoderan a los personajes y a la audiencia.

¿Ya viste la película? ¿Cuántas veces? jajaja ¿Qué fue lo que más te gustó? ¿Cuál es tu personaje favorito? ¡El mío fue Millie Mitchellchuck? 

¡Te leo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *